EL 155 DE LA SANIDAD

Cuando en casi todos los países avanzados del mundo conviven cada vez más los diferentes criterios médicos, tanto en hospitales y centros de salud como en universidades, en España, desde un desconocimiento total  de los profesionales sobre el tema y con informaciones sesgadas procedentes de colectivos de no profesionales de la salud, se suprime por decreto el ejercicio y la formación de cualquier conocimiento que no sea el ortodoxo u oficial (constitucional), tratando por igual criterios médicos o terapias contrastadas, con siglos de práctica (Medicina tradicional china-acupuntura, Medicina naturista o neohipocratismo, Medicina homeopática, …) y técnicas y terapias todavía sin contrastar o de poca seriedad.

Sin opción a ninguna defensa, sin consultar a los profesionales que las ejercen o no aceptando las pruebas que se presentan como la bibliografía o referencias científicas publicadas que las avalan, a modo de moderna inquisición, se condena a todo conocimiento heterodoxo al ostracismo y al exilio de la Sanidad y la Universidad, dictando además órdenes de persecución y sanción para todos aquellos profesionales disidentes que las ejercen o promocionan.

Se aplican soluciones jurídicas en lugar de buscar soluciones que pasen por el intercambio de conocimientos y de experiencias profesionales como sucede en otros países, donde la medicina integrativa (selección de los mejores recursos de cada criterio, para aplicar en cada momento de cada paciente) se está imponiendo como la mejor forma de aumentar la salud de la población.

Buena prueba de ello es la no aceptación de la Comisión Europea a las presiones del gobierno español para que se prohíban y retiren los medicamentos homeopáticos de las farmacias europeas.

Ante la dictadura sanitaria que estamos sufriendo en nuestro país, debemos reivindicar el derecho a acceder a todo el conocimiento, donde todas las opciones puedan ser reivindicadas o criticadas, y donde los pacientes tengan la libertad de escoger.

No hemos de olvidar que la uniformidad de opinión del colectivo sanitario ortodoxo o ”constitucional”, no es el resultado de contrastar los diferentes criterios u opciones médicas (la mayoría desconocidas, y a partir de ahora todavía más), sino la consecuencia de la uniformidad en la enseñanza. Es la imposición del pensamiento único en las aulas y en el ejercicio de la profesión sanitaria.

Pedro Ródenas ,Médico naturista con 40 años de experiencia.

“Integral. Medicina integrativa i Escola de Salut”