DESCUBRIR EL COCHAYUYO

¿Qué es el cochayuyo y en que se diferencia de las otras algas?

Es un alga comestible de gran tamaño, llegando a medir hasta 15 metros de longitud. Su nombre científico es el de Durvillaea Antarctica y pertenece a la familia botánica de las phaeophytas o algas pardas. El cochayuyo tiene un aspecto totalmente diferente a las algas que se comercializan habitualmente en nuestro país  por su especial volumen y su consistencia carnosa elástica y firme. Recuerda más a una seta que a una verdura marina.

 

Composición nutricional

  • Fuente de proteínas de buena calidad con todos los aminoácidos esenciales.
  • Importante aporte de fibra ( 47,5 %) .
  • Alimento muy rico en minerales y oligoelementos, especialmente en magnesio, calcio, hierro, yodo y azufre.
  • Producto con muy bajo contenido en grasas.
  • Alto contenido en sustancias desintoxicantes y quelantes (ácido algínico y aminoácidos azufrados como la L-cisteina).

 

Cochayuyo y dieta equilibrada

Todos sabemos que la buena dieta no la hace un único alimento, sino que es el resultado del conjunto de los diferentes ingredientes que la conforman. Sin embargo hay alimentos que contribuyen al problema y otros a la solución. El cochayuyo es uno de éstos últimos que nos ayudan a mejorar nuestra dieta, gracias a la buena calidad de sus proteínas de origen vegetal, que nos ayudaran a disminuir el aporte de proteína animal; su escasa presencia de grasa que compensará el exceso que tomamos con el resto de alimentos; su elevada cifra de fibra que facilitará el tránsito intestinal; y su enorme riqueza en minerales y oligoelementos, que junto a una cantidad interesante de vitaminas suplen la carencia de estos nutrientes en la dieta habitual.

 

Cochayuyo y salud

Es un alimento ideal para incluirlo de forma complementaria y regular en los siguientes casos:

  • En dietas de control de peso por su casi nulo aporte de grasa y su riqueza en yodo que acelera el metabolismo y fibra que retiene líquido en el aparato digestivo y reduce el apetito.
  • En pacientes con cifras altas de colesterol ya que la fibra del cochayuyo atrapa el colesterol e impide su absorción en el intestino.
  • En dietas depurativas o en casos de medicaciones crónicas o quimioterapia, por el poder depurativo, desintoxicante y quelante del ácido algínico y la L-cisteína.
  • En casos de acidez de estómago y gastritis por la acción antiácida de los mucílagos al retener jugos gástricos entre sus fibras.
  • En trastornos hepáticos y alcoholismo por el efecto protector hepático de la L-cisteína y su capacidad para neutralizar los residuos que deja el alcohol en la sangre.
  • En el estreñimiento, por la cantidad de fibra que hace que las heces sean más voluminosas y blandas facilitando así su evacuación.
  • En la prevención del Bocio o en patología por falta de yodo (hipotiroidismo) por el importante aporte de yodo que significa su consumo.
  • En personas con problemas cardiovasculares y con riesgo de generar trombos o embolias como pacientes con circulación lenta, con sangre espesa por exceso de grasas y proteínas, con placas de ateroma etc., por su efecto anticoagulante y antitrombótico.
  • En personas con procesos respiratorios que comportan acumulo de mucosidades ya que la L-cisteína del cochayuyo tiene una acción mucolítica.
  • El alga cochayuyo es uno de los alimentos que, consumido regularmente, ayudan a eliminar el exceso de estrógenos del organismo, origen de varias patologías como los tumores hormonales, gracias a que estimulan su sulfatación en el hígado.
  • La fucoxantina, pigmento abundante en las algas pardas, como el cochayuyo, ha demostrado una importante actividad inhibidora del crecimiento de las células tumorales, en especial en el cáncer de mama y de próstata.
  • En dietas revitalizantes o reconstituyentes, en niños, embarazadas y ancianos, por su generosa composición en minerales y oligoelementos como el calcio, el magnesio, el hierro, el yodo … y su nada despreciable cantidad de proteínas.
  • En aquellas personas que quieren enriquecer su dieta con nuevos sabores y nuevos ingredientes sanos.
  • Las personas con hiper/hipotiroidismo (compensadas con medicación) si consumen cochayuyo lo han de hacer con moderación y de forma regular.

 

El cochayuyo en la cocina

Para utilizar en crudo

  • Se pone a remojar en agua sola, agua y limón, o agua y un poco de vinagre de manzana. El tiempo de remojo puede variar dependiendo de la dureza del agua que utilicemos, de factores ambientales de cada recolección que pueden afectar a la consistencia de la capa exterior del alga (época de recogida, factores climáticos…) y de la textura que más nos guste. Cada uno ha de encontrar “su punto”. Puede oscilar de 10-15 minutos a toda la noche. Después se cuela y se le puede añadir un poco de zumo de limón, un poco de agua de mar y el aliño que más nos apetezca. Se puede utilizar como aperitivo, para mezclar con la ensalada o para añadir a un plato cocinado al que se le quiera dar un toque de frescor.

Para utilizar cocinado

  • Normalmente lavarlo sin más y agregarlo al guiso, o dejarlo un rato en remojo mientras preparamos los demás ingredientes.
  • Otra opción para añadir a un guiso es hervirlo previamente. La necesidad de cocción previa del cochayuyo dependerá del tiempo de cocción del resto de ingredientes y también de la “textura” que más nos guste, si más blanda o con más cuerpo. Hemos de tener presente que su cocción es de unos 15 a 20 minutos.
  • Si se va a utilizar simplemente salteado o frito como una seta, y no se cuece junto a un alimento que le aporte agua como la cebolla, por ejemplo, sino sólo o con ajo troceado, debemos remojarlo previamente un par de horas o escaldarlo y dejarlo reposar unos diez minutos. Es necesario además taparlo para evitar que salte.

Molido. Para utilizar en crudo o cocinado

  • Triturar el cochayuyo seco en molinillo de café para agregar a los guisos que requieran el cochayuyo en polvo, o simplemente para sazonar en crudo. Esta fórmula es la que utilizaremos en dietas para adelgazar o cuando se requiera mayor aporte de yodo.
  • Otra opción es lavarlo, escurrirlo bien (podemos sacar el exceso de agua con un trapo de cocina), y tostarlo unos 10 minutos en el horno a fuego medio, o con la sartén sin aceite. Vigilar que no se queme porque daría mal sabor. Después triturar con el molinillo o con el mortero y dejarlo como polvo muy fino. Esta preparación se utiliza sobre todo en recetas dulces.
  • El molido va bien también para confeccionar croquetas, o algún tipo de relleno que queramos que sea homogéneo.

Para recetas dulces

Para agregar a una receta dulce troceado, sin moler, es conveniente que pierda parte de su salinidad. Para ello es mejor lavar siempre el cochayuyo y tenerlo un tiempo en remojo, o hacerle un escaldado y después pasarlo por agua fría. Escurrirlo y trocearlo menudo, con tijeras de cocina o con picadora. Para incorporarlo molido ver el apartado anterior

Donde encontrar el cochayuyo

El cochayuyo se puede encontrar en tiendas de dietética, y en www.brotasol.com

Próximamente publicaremos recetas con el alga cochayuyo.