CALZADO DE TACÓN ALTO

Suelo utilizar calzado con tacón alto y me han dicho que no es demasiado aconsejable. ¿Me podrían decir porqué y cuál sería el calzado más adecuado?

                                                                                                          Ana M. (Madrid)

 

El tacón alto hace que el pie se encuentre en una inclinación que obliga a los dedos a soportar más peso del previsto. Como el cuerpo tiene que mantenerse vertical y el pie, por el tacón, no puede descender suficiente para acercarse a la horizontal, se crean una serie de mecanismos de compensación que afectan rodillas, caderas y columna vertebral. Se anda con la rodilla algo doblada, la pelvis sufre más tensión de la necesaria y la columna lumbar padece una hiperlordosis y la dorsal una cifosis (joroba). Todos estos trastornos, si este calzado se utiliza de forma frecuente, a la larga hace crónicos estos problemas y genera molestias importantes y difíciles de corregir.

Además, muchas veces, los zapatos con tacones suelen acabar con el extremo anterior puntiagudo por su parte central, mientras que el eje del pie pasa por el segundo dedo. Esto, añadido a la pendiente del pie hacia delante debido a los tacones, hace que los dedos queden enclavados en esa zona más estrecha, ocasionando molestias y frecuentemente produciéndose deformaciones. Los dedos medios quedan comprimidos y se repliegan en “martillo”, y los laterales se desvían hacia el centro formando los juanetes en el dedo gordo del pie.

El calzado ideal debe ser holgado por delante para no obligar a los dedos, con la suela flexible y con el tacón bastante plano (no más de dos centímetros de alto) para permitir el movimiento de bajada del pie.

 

  Pedro Ródenas ,Médico Naturista.