Visión y aprendizaje

La visión es un proceso complejo y fundamental en el aprendizaje escolar. Las dos terceras partes de la información que reciben los estudiantes es a través del sentido de la vista. El desarrollo de la visión incluye la capacidad de utilizar los ojos simultáneamente de forma efectiva y coordinada para identificar, interpretar y entender la información. Si el desarrollo del sistema visual no es correcto, con la edad se producirán dificultades en el proceso de aprendizaje. Las primeras manifestaciones aparecen en la edad escolar como un desinterés por la lectura y la escritura, cuando lo que ocurre en realidad es que el niño no puede decodificar y asimilar correctamente la información visual que recibe. 

Las actividades escolares implican pasar mucho tiempo en visión próxima, lo que requiere de unas buenas habilidades visuales y perceptuales que permitan leer rápidamente, comprendiendo bien lo que se lee. Cuando hay problemas en el procesamiento de la información visual, los niños necesitan mayor esfuerzo y concentración, lo que se traduce en una falta de atención y/o motivación para la lectura y escritura, y una pobre comprensión lectora. Se estima que de un 10 a un 15% de los niños presentan problemas de aprendizaje relacionados con un problema de eficacia y/o percepción visual.

Los optometristas son los profesionales que pueden diagnosticar y prescribir el tratamiento más adecuado a cualquier disfunción visual relacionada a un problema de aprendizaje. Un examen completo del sistema visual se recomienda a partir de los 3-4 años de edad, al menos una vez al año, como prevención, tanto si presentan síntomas o antes que estos aparezcan.

En los primeros cursos de preescolar y primaria, el niño debe realizar múltiples ejercicios de reconocimiento, emparejamiento y recuerdo de formas. El aprendizaje de la lectura comprende un mayor énfasis en el reconocimiento y recuerdo de palabras donde prima la discriminación y la memoria visual. Los métodos fonéticos exigen un escrutinio cuidadoso de los detalles internos de palabras individuales. 

Las habilidades visuales que intervienen en el aprendizaje de la lectura y la escritura son un exacto control de los movimientos oculares, la capacidad para abordar la orientación direccional y, también la discriminación y memoria visual. La coordinación ojo-mano resulta importante cuando se utiliza la escritura como refuerzo de la lectura. Cuando el niño empieza a leer el reconocimiento de palabras es el trabajo principal. También se requiere una capacidad de orientación direccional. Muchas de las palabras que se utilizan habitualmente deben aprenderse memorizando su forma, ya que son fonéticamente irregulares. 

La mayoría de niños poseen una capacidad de percepción visual suficiente como para leer adecuadamente a los 7 años de edad. Más adelante, el énfasis se desplaza de la decodificación como demanda primaria hacia la comprensión y la velocidad lectora. Los problemas de aprendizaje relacionados con una alteración de la información visual ya aparecen en el periodo preescolar. El niño empieza a manifestar dificultades con el vocabulario visual. Las inversiones y confusiones de las letras, los números y las palabras son habituales. El niño se expresa correctamente de forma oral, pero experimenta dificultades al pasar la información visual por escrito. Tiene mala caligrafía y dificultad para copiar de la pizarra. 

 

Sin embargo, cuando el niño presenta dificultades en el aprendizaje de forma más tardía, se trata más de un problema de eficacia visual. En los primeros cursos escolares, el niño con problemas de eficacia visual es un estudiante normal y, a partir de 3º o 4º curso empiezan las dificultades en la velocidad y comprensión lectora. En estos casos la capacidad de decodificación y de aprendizaje visual del vocabulario y la ortografía ha sido normal pero el niño se queja de problemas como visión borrosa intermitente, fatiga visual, dolor de cabeza frontal o necesidad de frotarse los ojos, asociados a la lectura y se pierde con frecuencia al leer y escribir. Necesita releer repetidamente el mismo material. 

 

Si estos problemas visuales no se detectan y tratan con tiempo, a largo plazo aparecen miopías o astigmatismos tensionales.

 

astigmatismo tensional

 

Además del sistema visual, en el proceso de lecto-escritura intervienen el sistema auditivo, con la función de escucha, y el sistema motor, puesto que leer requiere de la integración visual-auditiva-oral: se asocia un grafema a un fonema y se pronuncia. La escritura, ya sea por copia o por creación se produce por la integración de los sistemas visual-auditivo y motor: además de asociar el grafema al fonema (porque lo vemos o visualizamos) hay que coordinar el movimiento de la mano para reproducirlo en papel o en un teclado.

 

Así vemos la importancia de un buen funcionamiento del sistema visual en la etapa de escolarización, ya que si se produce una alteración puede repercutir negativamente en el proceso de aprendizaje.

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE PROBLEMAS VISUALES SEGÚN LA EDAD DEL NIÑO

8 meses -2 años de edad

  • No muestra atención por los objetos que observa 
  • No se acerca a los ojos los objetos que toca para inspeccionarlos
  • No le interesan los dibujos que se le enseña 
  • No señala habitualmente los objetos o persones que ve

 

2-4 años de edad

 

  • No inspecciona visualmente los objetos sin necesidad de tocarlos

 

  • No se interesa habitualmente ni ríe cuando se le enseñan algunos objetos que le gustan o persones que conoce
  • No le gusta explorar espacios u objetos que no conoce
  • No le gusta mirar ni imitar a otros niños
  • No le gusta colorear los dibujos de libros ni dibujar
  • No le gusta mirar los dibujos de los libros

 

4-6 años de edad

  • Al colorear se sale fácilmente de la línea
  • Le cuesta leer o copiar algunas letras o palabras sencillas
  • Borra habitualmente al dibujar o escribir
  • Le cuesta las actividades manuales de recortar y modelar
  • Le cuesta ordenar objetos según forma, color y tamaño
  • Le cuesta colocar objetos en aperturas pequeñas
  • No le gusta explorar e inspeccionar objetos y lugares desconocidos
  • No explica habitualmente sobre las personas que se ha encontrado o lugares que ha visto.

 

PERIODO ESCOLAR (> 6 años de edad)

  • Pobre comprensión lectora y dificultad per recordar lo que lee
  • Se cansa fácilmente y se distrae al leer i escribir
  • Niño desmotivado en la escuela
  • No puede estar més de 5-10 minutos haciendo la misma actividad
  • Confunde, omite, repite o invierte algunas letras, números, sílabas y palabras al leer y escribir
  • Se salta palabras i líneas amb frecuencia al leer y escribir
  • Utiliza con frecuencia el dedo para seguir lo que lee
  • Movimientos excesivos de cabeza al leer
  • Lector lento
  • Es desorganizado en les actividades escolares
  • Tiene dificultades para copiar de la pizarra 
  • Comete muchas faltas de ortografía
  • Dificultad para resolver problemas aritméticos
  • Borra habitualmente al dibujar o escribir
  • Dificultad per recordar, identificar i reproducir formas 
  • Se acerca excesivamente al leer o escribir

 

Síntomas en actividades deportivas:

  • Pobre rendimiento en cualquier actividad deportiva
  • Problemas para coger, lanzar o encestar la pelota
  • Dificultades para seguir un objeto en movimiento

 

El optometrista se ocupa del desarrollo y la intensificación del funcionamiento del sistema visual con la prevención, diagnóstico y el tratamiento de las disfunciones visuales con la aplicación de lentes o prismas, y también con métodos de reeducación como la terapia visual mediante ejercicios para potenciar el rendimiento del sistema visual. El tratamiento con terapia visual se basa en un protocolo de ejercicios que prescribe el optometrista para mejorar disfunciones visuales de carácter neuromuscular y neurosensorial. La terapia visual se aplica para eliminar los síntomas visuales y para mejorar las habilidades de eficacia y percepción visual.

aprendizaje

CASO CLÍNICO

Eva es una niña de 10 años que llega a la consulta con síntomas de dolor de cabeza frontal que han ido en aumento desde el último mes. Se frota continuamente los ojos al estudiar o cuando está delante del televisor o la pantalla del ordenador. Frunce el ceño y se tapa un ojo al leer, se acerca excesivamente al texto al leer y al escribir, tiene dificultad para ver los objetos a distancia, cambia o confunde letras o palabras, al leer se salta las líneas, omite palabras al leer, marca las líneas con el dedo ya que se pierde, vocaliza cuando lee en silencio, lee despacio, pobre comprensión lectora, prefieren que le lean, disminuye su comprensión cuando la tarea es larga, escribe con poco apoyo y dibuja mal, ladea la cabeza al leer y al escribir.

 

Últimamente no quiere estudiar y se distrae con facilidad y ha disminuido el rendimiento escolar. Necesita mucho tiempo y esfuerzo para mantener el nivel. Para terminar los deberes dicen sus padres que necesita horas, a veces toda la tarde. Tiene mucha dificultad al memorizar, recuerda mejor oralmente que por escrito, campo de atención disminuido, y se queda en blanco al hacer un examen. Viene referida a nuestro centro por un conocido que su hijo estuvo haciendo terapia visual y mejoró su rendimiento escolar.

 

El examen visual que se le realiza a Eva refiere que tiene una agudeza visual de lejos del 100% en cada ojo sin corrección óptica. Pero al evaluar la eficacia visual de cerca, los valores obtenidos revelan que tiene una insuficiencia de convergencia que le ocasiona visión doble a 1 m de distancia de sus ojos. Para leer, si la visión binocular de Eva no es estable y ve doble de forma intermitente le será muy difícil mantener la atención al hacer actividades en visión de cerca. Este problema provoca que tenga que trabajar duramente ya que induce cansancio visual al leer o estar delante de pantallas. 

 

Los movimientos oculares que realiza Eva al leer no son uniformes ni estables. La falta de precisión en la motilidad ocular dificulta un buen seguimiento en la lectura y frecuentemente al leer se salta de línea. Este problema repercute en que la velocidad y comprensión lectora esta reducida y necesita realizar más fijaciones oculares y algunas regresiones para entender lo que lee.

 

Además, Eva presenta también problemas acomodativos. La acomodación es la habilidad de mantener la nitidez de los objetos al cambiar la fijación ocular de lejos a cerca y al revés a través del cristalino. Eva presenta muchas dificultades para cambiar el enfoque de lejos a cerca, especialmente al tener que copiar de la pizarra y mantener el enfoque al copiar un texto o al estudiar. 

 

globo ocular

Tratamiento

Se les recomendó a los padres que Eva realizará un programa de 6 a 8 sesiones semanales de terapia visual de 45 minutos en la clínica para mejorar la coordinación ocular y la capacidad de enfoque del sistema visual. Se estableció también una pauta de ejercicios visuales de 10 min diarios en casa para integrar y consolidar los avances que se producían. 

Se le sugiere también controlar las posturas al leer y escribir tanto en la escuela como en casa:

La distancia mínima recomendada por su edad al leer y escribir es de 

  • unos 30 cm.  Se acerca excesivamente al papel al leer y escribir, y unos 40 cm. delante de la pantalla del ordenador.
  • No girar el papel al leer y escribir.
  • Evitar coger el lápiz o bolígrafo muy cerca de la punta al escribir (distancia recomendada 2-3 cm. des de la punta)
  • Utilizar una iluminación adecuada de la sala para todas les actividades que realiza en visión de cerca y al mirar la televisión.
  • Descansar cada hora después de realizar actividades visuales de cerca concentradas, mirando a un punto lejano durante unos 5 minutos.

 

A las 4 semanas de haber iniciado el tratamiento Eva ya no se queja de dolor de cabeza y de visión doble cuando mira de cerca. Tampoco se frota tanto los ojos cuando está haciendo actividades de cerca. La niña indica que ya no se cansa tanto al leer o estudiar y tarda menos tiempo en hacer los deberes.

 

La revisión visual que se le realiza a los dos meses, cuando termina las 8 sesiones de terapia visual, indican que alinea perfectamente los ojos cuando mira de cerca a menos de 40 cm. Los movimientos oculares que realiza actualmente al leer son más uniformes y estables. Aunque hay una ligera imprecisión. 

 

Los valores de la acomodación ocular (sistema de enfoque) están dentro de la norma. Eva puede enfocar perfectamente al papel o texto después de mirar la pizarra en clase.

 

Se le da una pauta de ejercicios de convergencia y acomodación para hacerlos 2 o 3 días a la semana durante 3 meses más, para integrar completamente la eficacia del sistema visual. Se insiste a los padres en el control postural y los descansos que debe realizar la niña.

                  terapia-visual

 

Conclusiones

La terapia visual es una parte del tratamiento que realizan algunos optometristas especializados con la finalidad de mejorar la sintomatología y reeducar el sistema visual cuando aparecen algunas disfunciones como miopías y astigmatismos tensionales, y también problemas de convergencia y de enfoque, cuando la corrección óptica con lentes no es suficiente.

También es importante tener en cuenta los consejos de ergonomía visual y postural como parte del tratamiento. Se pueden descargar en este enlace la versión digital del libro ‘Cuida la visió i aprendràs millor’ Protocol de salut visual elaborado por la vocalía de prevención, visión infantil y terapia visual del Colegio de Ópticos y Optometristas de Catalunya y que explica la importancia de la visión en el proceso de aprendizaje, y donde aparecen consejos de salud visual. Cuenta con la colaboración del Pla Interdepartamental i Intersectorial de Salut Pública (PINSAP) de la Generalitat de Catalunya.  https://bit.ly/2AnepzQ

 

Montse Augé Serra, Optometrista de “INTEGRAL. MEDICINA INTEGRATIVA Y ESCUELA DE SALUD”

Profesora titular en la Facultat d´Optica i Optometria de Terrassa UPC

Máster de investigación en Psicología de la infancia y la adolescencia UAB