La enfermedad de Crohn es un proceso inflamatorio crónico principalmente del tracto intestinal. Es una enfermedad que puede afectar a cualquier parte del tracto digestivo desde la boca al ano, aunque con mayor frecuencia afecta a la porción más baja del intestino delgado (íleon) o del intestino grueso (colon y recto). Está englobada dentro del grupo de enfermedades inflamatorias intestinales de la cual también forma parte la colitis ulcerosa. Puede afectar a cualquier edad pero la mayoría son adultos jóvenes, entre 15 y 40 años, de  ambos sexos.

Es una enfermedad crónica que se caracteriza por periodos de actividad (brotes) e inactividad (remisión). En las fases de remisión hay ausencia de síntomas mientras que en las fases de actividad aparecen síntomas variados y distintos de un paciente a otro y según la zona afectada, con diferentes  grados de intensidad. Los síntomas predominantes son: dolor abdominal, diarreas con sangre y moco en las heces, vómitos, obstrucciones, ulceras en la mucosa intestinal,fiebre, pérdida de apetito y pérdida de peso.

El tratamiento farmacológico sigue siendo la base e incluye diversas familias de fármacos: los glucocorticoides en brotes agudos y los inmunosupresores  a largo plazo. Últimamente se han desarrollado terapias biológicas. En casos avanzados o complicados puede plantearse la cirugía. Dentro del tratamiento se debe mencionar también la dieta, para mejorar síntomas y evitar la desnutrición.

 

 

LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA EN LA ENFERMEDAD DE CROHN

Desde la medicina china el diagnóstico energético principal de la enfermedad  en la fase de inactividad o remisión es un déficit de Yin  de Intestino Delgado(en el elemento Fuego))y/o Intestino Grueso(en el elemento Metal),según su localización será más marcado uno u otro.Y estaremos delante de una condición fuego (déficit de Yin y exceso de Yang) cuando el paciente se encuentra en fase aguda o brote.Partiendo de este diagnóstico energético debemos completarlo valorando el resto de datos del paciente.

El tratamiento desde el punto de vista energético debe centrarse en conseguir aumentar, tonificar y mejorar el Yin ya que es la causa inicial de la enfermedad (el Yin general y el del elemento afectado). Si el paciente consulta durante la fase aguda nuestra prioridad será bajar el Yang y el  Fuego tóxico, y tonificar el Yin. Una vez pasada la fase aguda debemos seguir trabajando el Yin y lo haremos desde distintas fuentes: la dieta, el descanso, la respiración y la acupuntura.

 

CONSULTA DE  UN PACIENTE CON ENFERMEDAD DE CROHN

Ernesto de 55  años, con Crohn desde los 21, sufre desde entonces múltiples brotes de intensidad y gravedad variables, pero con episodios agudos con mucha sintomatología inflamatoria y estenosante muy agresiva.  A pesar de cumplir correctamente con el tratamiento farmacológico recomendado, ha requerido de dos intervenciones quirúrgicas con resección rectal y colostomía (bolsa para las heces). Esta segunda intervención presentó un fallo de sutura con complicaciones que implican un ingreso de varias semanas.

En el momento que el paciente acude a nuestra consulta necesita una tercera operación y se encuentra muy preocupado por cómo responderá a ésta, ansioso por su recuperación posterior. Como antecedente de interés, a parte de su enfermedad intestinal, destaca una tuberculosis a los 10 años actualmente resuelta. En su historia clínica destacan el nerviosismo, el desánimo y la hiperpreocupación. Padece náuseas matinales y pérdidas hídricas (pèrdidas por las estomias). El paciente actualmente no tiene pareja y vive en casa de sus padres en previsión de su convalescencia.

A la exploración destaca palidez cutánea, hipotensión y delgadez. Interrogado por su dieta destaca el exceso de proteínas y verduras crudas que ingiere. Lengua: punta roja y seca. Pulso: en cuerda, tenso y lento. Cicatriz queloidea en meridiano de Vaso Concepción (desde apofisis xifoides hasta debajo del ombligo)

Desde la Medicina Tradicional China empezamos valorando los sintomas que el paciente nos explica. En este caso nos habla de dolor abdominal, diarreas con sangre, pérdida de peso y estenosis intestinal que requieren tratamiento quirúrgico. Todos ellos nos indican calor con falta de tejidos y deficiencia de liquidos. Se llega al diagnóstico de disminución de Yin en  Intestino Grueso y en Intestino Delgado.

 

TRATAMIENTO DESDE LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

Se inicia tratamiento con acupuntura para tonificar energía Yin de Intestino Grueso(IG) y  del Intestino Delgado, asi como del elemento Fuego. También se trabajó sobre la cicatriz, ya que afecta al meridiano de Vaso Concepción  (reunión de los meridianos Yin). Se le aconseja seguir una dieta blanda para mejorar su nutrición y dejar descansar todo su sistema digestivo . Los consejos dietèticos que damos al paciente empiezan por evitar los estimulantes (café, té negro, chocolates…) , evitar los ácidos (limón, naranja ,pinya, pomelo , fruta verde., sobretodo en forma de zumos) y evitar también los picantes (pimienta, jenjibre, pimientos..) A la vez debe tomar alimentos fàciles de digerir como las verduras hervidas, fruta en compota (pera  y manzana básicamente). Un ingredient bàsico de esta dieta son los cereales suaves como son el arroz y la avena. El paciente debe repartir los alimentos en 5-6 comidas al dia en pequeñas cantidades para asi proteger su tracto digestivo. Està dieta se recomiendo durante la fase aguda de la enfermedad hasta que el proceso se estabilize. Posteriormente se iran añadiendo de manera paulatina y progresiva otros cereales   como el maiz , la quinoa, el trigo etc, y el resto alimentos. Durante la fase de remisión el pacient deberá seguir tomando cereales suaves hacer una dieta fraccionada y controlando mucho su alimentación y evitar todo aquello que le irrite su tracto digestivo

Se le prescribe también reposo. Iniciamos entonces tratamiento con sesiones de acupuntura semanales.

A partir de la sexta sesión empieza la práctica de yoga también cada semana(importante para mejorar el Yin atraves de la respiración).  Después de la séptima sesión refiere mejoría de las náuseas matinales, aumento de un kilo de peso, y se objetiva la lengua más húmeda y con saburra. Se encuentra más animado y refiere  no sentirse tan cansado. Mejora del aspecto fisico y la calidad de sus cicatrices. Durante estas semanas de tratamiento no ha presentado ningún nuevo brote de su enfermedad.

A las 16 semanas de nuestro seguimiento se le realiza la intervención quirúrgica programada y a las 24 horas nos llama para confirmar que no se ha presentado ninguna complicación en el postoperatorio con una rápida recuperación sin necesitar ingreso en la UCI. Siguiendo la evolución de este paciente continuamos observando mejoría en su estado nutricional y del tejido.

CONCLUSIONES

En una patologia tan compleja como la de Crohn, donde es necesario un abordaje terapéutico tan amplio, no debemos perder este enfoque holístico que nos permite actuar  y mejorar el estado energético del paciente con acupuntura y recomendando una dieta estricta durante la fase aguda y algo más amplia durante la fase de remision y así ayudar a una mejor evolución de su enfermedad.

 

Emma Albià

Médico de Familia  y Acupuntora

“¿Cuándo se acabarán los sofocos?”, “desde que se me ha retirado la regla duermo fatal”, ¿ahora tengo que empezar a tomar calcio? “,” por poco que coma me engordo”, ” me encuentro irritable y me enfado fácilmente “,” no tengo ilusión por nada “.

Estos comentarios o similares los escuchamos a menudo en la consulta, de pacientes que están dentro de la etapa conocida como menopausia.

La menopausia es un periodo natural en el ciclo de vida de la mujer. Esta etapa se caracteriza porque la mujer deja de ser fértil, se acaba la capacidad de tener hijos.

En este período, que se inicia entre los 45 y 55 años, la función ovárica disminuye hasta detenerse, con una importante disminución de las hormonas femeninas (estrógenos y progestágenos) y desaparece la regla. Este cambio implica síntomas (sofocos, insomnio, sequedad vaginal, disminución en la libido, irritabilidad, incontinencia, etc.). Según la mujer serán más o menos intenso y no tienen por qué aparecer todos. También esta disminución hormonal conlleva un mayor riesgo cardiovascular (mayor riesgo de hipertensión arterial, anginas o infartos de miocardio, accidentes cerebrovasculares…) y de osteoporosis.  

El caso de María

María es un paciente de 56 años que trabaja de administrativa en una empresa de construcción. Nos consulta porque desde hace unos 3-4 años ha ganado unos 10 kilos de peso. Actualmente pesa 70 kg y mide 156 cm, es decir sufre de obesidad.

Al recoger su historia nos explica que también tiene sofocos desde hace 5 años, pero que no ha consultado por ello ni hace ningún tratamiento, porque los ve como un problema que va asociado a la menopausia y los ha de soportar.

Nos explica que duerme mal desde hace 3-4 años, que se despierta muchas veces por los sofocos y que después le cuesta mucho volver a dormir.  Va muy cansada. Además, en el trabajo hay mucho estrés y nervios.

Comenta que la regla se le retiró a los 52 años sin demasiadas molestias. Explica que durante 3-4 meses tuvo ciclos irregulares y después dejó de venir y ya no volvió. Siempre tuvo ciclos regulares de 28-30 días. Eran reglas poco dolorosas y no muy abundantes. Ha tenido dos hijos   que ahora tienen 20 y 18 años.

Al preguntarle por la dieta que hace, nos explica que come variado, pero que no come legumbres y bebe poca agua, le gustan más los refrescos azucarados. Tiene horarios regulares, pero cuando está nerviosa pica entre horas y tiene mucho deseo de dulce. Bebe 3 cafés al día.  

Hábito deposicional regular, una vez al día sin problemas. Vive con su marido y sus hijos.

De su historia no destaca ningún problema más.

 

Interpretación desde la Medicina Tradicional China

En esta historia vemos muy claramente como la finalización de la función ovárica y la desaparición de la menstruación comportan el inicio de una serie de síntomas que afectarán a la mujer en muchos aspectos de su vida.

Desde la medicina tradicional China(MTC) este período de la vida de la mujer se llama la segunda primavera, que llega después de 7 períodos de 7 años (los períodos de la mujer en MTC se dividen en ciclos de 7años y los del hombre en ciclos de 8 años)

Si ahora hacemos una lectura de los mismos síntomas desde la visión energética de la MTC, hemos de saber que en energética la función del elemento agua es la que regula la función ovárica, la fertilidad, y también controla el oído y los huesos. Representa la parte más fría, el Yin de nuestro cuerpo.

Por otro lado, el elemento fuego controla las funciones de corazón, intestino delgado y las funciones mentales. Representa la parte caliente, el Yang del cuerpo.

En este período hay una situación de desequilibrio energético del Yin (parte fría, el agua) y el Yang (parte calienta, el fuego).

En esta etapa la energía del elemento agua de la mujer se va debilitando, a la vez que va aumentando la energía Yang, por dos motivos. Por un lado la mujer deja de tener la menstruación, y el calor y la humedad que cada mes eliminaba y ayudaba a regular energéticamente a la mujer ahora se acumula, y la segunda causa que actúa sobre en Yin es que cuanto más yang vamos acumulando más debilitamos el Yin general y este a su vez es cada vez menos capaz de controlar el calor o Yang del cuerpo.

En esta situación energética la mujer puede presentar síntomas de calor (sofocos, insomnio, hipertensión, palpitaciones, irritabilidad…) y a la vez síntomas por déficit de agua (sequedad vaginal, osteoporosis…)

Desde una visión energética, en esta etapa el terapeuta ha de enfocar su tratamiento a reequilibrar esta situación. En acupuntura usaremos puntos que tonifiquen el Yin del elemento agua y que seden el Yang del elemento fuego, juntamente con una dieta energética adecuada y con actividad física.

Cambio de hábitos y tratamiento

Para mirar de alcanzar este objetivo es muy importante que la mujer lleve a término una serie de cambios en sus hábitos alimentarios. Es muy importante introducir alimentos que mejoren el Yin y disminuir también los que hacen subir el Yang (aumentar el consumo de legumbres y agua, rebajar el consumo de cafés, tés…).

En el caso de nuestra paciente le explicamos la importancia de beber agua y dejar las bebidas azucaradas (por las calorías y porque muchas de ellas son estimulantes). Le aconsejamos dejar el café e iniciar una dieta hipocalórica siguiendo los horarios regulares que ya hace.

En esta dieta introducimos las legumbres, las verduras y los caldos de pescado y de huesos. Aconsejamos el consumo de pescado y la introducción de algas en su dieta de manera esporádica.

Otro aspecto que tratamos es la importancia para la salud física y mental de la práctica regular de ejercicio físico. Encontrar una actividad adecuada a cada persona es la manera más fácil de conseguir que la persona la practique regularmente.

En el caso que nos ocupa era una paciente muy sedentaria y hacía años que no practicaba deporte de manera regular. La animamos a empezar con pequeños cambios, como hacer andando una parte del camino al trabajo y mirar de iniciar una actividad física como el yoga o el Tai Chi. En este caso la paciente se apuntó a yoga y empezó a ir andando al trabajo (30 minutos de ida y 30 de vuelta)

Después de unos meses nos comenta que se encuentra mucho más ágil por la práctica regular de ejercicio y ha animado a su marido a hacer salidas por la montaña los fines de semana. Nos comenta que les ha ido muy bien como pareja encontrar una actividad para hacer juntos y que les ha ayudado en su relación.  

Desde la acupuntura también podemos ayudar a conseguir este reequilibrio trabajando la energía. Hay técnicas como el descenso del punto B6 que busca hacer bajar el calor que se acumula en la parte alta del cuerpo y que produce síntomas como los sofocos. Esta es una técnica muy eficaz para control de esta sintomatología.

Evolución

En esta paciente, después de 10 sesiones (una a la semana), nos comenta que los sofocos han mejorado muchísimo y que se encuentra más tranquila. En el trabajo sigue habiendo estrés, pero ella no se pone tan nerviosa. Ha perdido 3 quilos lo que conlleva una mejora de la autoestima.

Aún le cuesta dormir. Se acuesta sobre las 23:00 y se levanta hacia las 7:00, pero todavía se despierta dos veces a lo largo de la noche, pero nos refiere que se vuelve a dormir más rápidamente y no va tan cansada.

La paciente después de estas sesiones hace una valoración positiva del tratamiento y decidimos seguir con las sesiones para continuar trabajando en este reequilibrio, con sesiones más espaciadas en el tiempo.  

Este periodo de la vida, esta segunda primavera, es muy importante que la mujer la viva como un nuevo renacer. Se acaba una etapa, sí, pero empieza un nuevo periodo donde la mujer se puede centrar más en ella misma y en sus necesidades.

En el caso de nuestra paciente estos cambios la han conducido a cuidarse, a hacer cambios para mejorar su salud y su autoestima, a renacer y a la vez a buscar actividades que le gustan, y a crear un nuevo espacio de encuentro con su pareja.  

Dra. Emma Albià,Médico de familia y acupuntora.

Artículo publicado en la revista Integral en el 2016.