Futuro de Bien Estar

El centro Integral, Medicina Integrativa y Escuela de Salud
cumple 33 años de historia

 

Cuando casi nadie usaba el término “integral” para adjetivar la salud, cuando “naturista” u “homéopata” eran complementos extraños para la palabra “médico”, un grupo de jóvenes se lanzó a escribir un lienzo en blanco y crearon en Barcelona el primer centro de medicina integrativa. Querían aplicar un concepto lejano, importado de Estados Unidos, basado en la combinación de la medicina convencional y la naturista. Y el 5 de diciembre de 1985 abrieron las puertas de “Integral, centro médico y de salud”, hoy  “Integral, Medicina Integrativa y Escuela de Salud”, en la céntrica plaza Urquinaona. Este mes de mayo ha recibido el premio Pioneros en salud, en el 25 aniversario de Biocultura Barcelona.

Ahora, treinta y tres años después de su fundación, el centro Integral ha cambiado. Mudó su sede, se multiplicó por tres el número de profesionales y se transformó también el perfil de los pacientes, pero persistieron los principios que se trazaron tres décadas atrás. El objetivo era (es) ofrecer una opción mixta para el cuidado de la salud: cuando aparece un síntoma, se aplican en primer lugar recursos naturistas que ayuden a equilibrar el cuerpo (y a impulsarlo hacia su autosanación), y en segunda instancia, si es necesario, las soluciones de la medicina convencional. Todos los que ejercen tienen una doble titulación: la “oficial” y la especialización en la medicina o terapia concreta.

atención paciente

Cuando la persona entra al centro Integral, puede optar por un gran abanico de disciplinas con las que tratar su dolencia (física, emocional o existencial). El catálogo es impresionante:  Medicina naturista, medicina antroposófica, medicina homeopática, medicina tradicional china o medicina ayurvédica.

Y hay más: cuatro tipos de fisioterapias (global activa, oncológica, cráneo-mandibular o neuromuscoesquelética), osteopatía, quiromasaje, shiatsu, reiki, terapia neural, bioinmunoendocrincología, dietética y nutrición, estética natural, sofrología, método tomatis. Y una oferta amplia en terapias psicológicas: la cognitiva emocional, la sistémica integral, de desarrollo personal o la expresiva. Todo para ayudar a la fuerza curativa del propio cuerpo.

“Una de los puntos fuertes del centro Integral es que los profesionales [una quincena] nos enriquecemos mucho al trabajar en equipo. Realizamos reuniones periódicas para compartir conocimientos y aportar nuevos puntos de vista y, si se da la situación, derivamos cuando alcanzamos nuestro propio límite con el paciente”, dice Pedro Ródenas, socio fundador y médico naturista.

equipo integral

El paciente, el protagonista

Todos los expertos tienen una visión holística de la salud (“aquí tratamos personas, no enfermedades”, dice Ródenas) y, sobre todo, comparten uno de los principios básicos de la medicina integrativa: no sólo se facilitan recursos para que el cuerpo sane, sino que se empodera al paciente y se le da el conocimiento necesario para la prevención. “Nuestro objetivo no es dar un tratamiento, quitar el dolor y ya está”, continúa Ródenas, “nosotros queremos que la persona, cuando salga del centro, haya realizado una serie de cambio de hábitos para tener una vida saludable y disponga de sus propias herramientas para mantenerse en equilibrio y alejado de la enfermedad”.

 

acupuntura

Por eso en el nombre del centro consta el concepto “escuela de salud”: porque cada médico educa a su paciente en la propia consulta (“¡sin adoctrinar!”), porque se publican artículos divulgativos y se realizan conferencias gratuitas de forma periódica, y porque su oferta de talleres es completa y continua (Diez consejos para mantenerse sano; Técnica para favorecer el cambio hormonal durante la menopausia; Cuidando las emociones: ira, tristeza, miedo; Técnicas naturistas para aplicar en casa – cataplasmas, enemas, baños vitales-; Cinco prácticas para cultivar la paz; etc.).

“La medicina convencional coloca al paciente en lugar muy pasivo. Nosotros, al divulgar en salud, pretendemos que las personas tengan la información necesaria para que se responsabilicen y tomen sus decisiones en libertad, aunque esa decisión sea delegar finalmente en un experto”, dice Rosa Chacón, socia del centro, maestra, mediadora y experta en el método Tomatis.

Si cuando nos compramos una casa, cuando resolvemos dónde ir de vacaciones o cuando elegimos la guardería de nuestros hijos, nos implicamos para encontrar la mejor solución, ¿por qué con nuestra salud en seguida nos ponemos en manos de alguien que decide por nosotros?

Más desajustes emocionales

A la luz de los resultados, la perspectiva integrativa funciona. Ródenas explica por ejemplo que sus tratamientos suelen empezar con un “reset físico”, una limpieza depurativa de quince días, con la que se consigue un cambio en el cuerpo pero también en la mente. “Las personas notan que mejoran, aumentan su autoestima y son capaces de tomar decisiones más adecuadas”, dice.

Integral también permite cambios eficaces al aproximarse de una forma respetuosa a las problemáticas (como el pequeño de tres años a quien habían diagnosticado autismo y que, tras dos sesiones con Chacón, ya presentaba mejoras. ¿La manera? Poner el foco en los aspectos positivos del niño, y no tanto en sus dificultades). Y al facilitar el espacio de contención adecuado para que las personas puedan reconectar consigo mismas. Es el caso de una mujer atendida por Áurea Gómez, socia del centro y terapeuta manual (en sofrología y belleza natural): su paciente, después de recibir una sesión de reiki, pudo reflexionar para darle un nuevo rumbo a su situación de pareja. Los ejemplos, en realidad, se cuentan por miles en estas tres décadas.

 

Áurea gómez masaje 2

 

Treinta años después de abrir las puertas del centro, cada vez más pacientes eligen la medicina integrativa como primera opción (antes representaba su último recurso tras no encontrar soluciones en la medicina convencional). Según Ródenas, el perfil era menos variado: además de “los rebotados”, acudían sobre todo jóvenes, cultos, lectores de esta revista; o naturistas veteranos que anhelaban este tipo de cuidados.

El tipo de dolencias también ha dado un vuelco: si antes eran más comunes las dolencias físicas (problemas digestivos, pulmonares, etc.), ahora son mayoría las patologías emocionales (o “existenciales”, tal y como detallan en la web – http://integralcentremedic.com).

“Ahora los estímulos externos se han multiplicado y tienen influencia en la salud: internet, las ondas electromagnéticas, la contaminación, la toxicidad de los alimentos. Por otro lado, hay mucha saturación mental por exceso de información, un ritmo muy acelerado, mucho estrés”, dice el socio y médico naturista.

“También somos el resultado del momento en el que vivimos”, añade Chacón. “Posiblemente somos hijos de padres que vivieron la guerra o la posguerra, que nos trasladaron que lo más importante era estudiar y tener un buen trabajo. Pero hoy en día en medio de la grandísima incertidumbre y cambio constante, no hay un objetivo claro. Se da una continua búsqueda de motivación. ¿Qué hemos venido a hacer?”.

método Tomatis integral

 ¿Cómo evolucionará la sanidad?

“Nuestra salud depende de nuestro equilibrio interno y de nuestra relación con el exterior. Si no cuidamos nuestro entorno, la naturaleza nos eliminará a través de la enfermedad porque somos su depredador. Está en nuestra mano el futuro”, explica Ródenas. “Estamos en un cambio de paradigma en el que la ciencia pasa de ser un instrumento de poder a ser un instrumento de conocimiento de lo que ocurre a nuestro alrededor. Estamos recuperando un pensamiento ancestral, de visión integrativa, que cada vez crece más. Se trata de vivir en el presente. Yo veo el futuro con cierto optimismo”, añade el médico.

Si llega ese momento ideal, el cambio de paradigma con personas más conscientes, el papel del sanador no desaparecerá, según explican desde el centro Integral. Primero, porque siempre habrá enfermedades físicas a partir del envejecimiento y el deterioro del cuerpo. Segundo, porque el conflicto es inherente al ser humano, es un instrumento de evolución que puede manifestarse a través de una enfermedad física. Y tercero, porque la sanidad tiene tres funciones: prevenir, recuperar la salud cuando se pierde, y luego mantenerla (aunque la medicina convencional solo se haya ocupado de atender la enfermedad). Educar en hábitos para mantenerse sano es un papel primordial de la medicina naturista.

33 años de aprendizaje

Trabajar en equipo es una gran escuela para los profesionales de Integral: además de enriquecerse con los conocimientos de sus colegas, ejercer codo con codo da la oportunidad de cuestionar continuamente las propias creencias y readaptarse, aprender a respetar al otro y saber gestionar la diversidad.

Hoy, les preguntamos a algunos de ellos qué opinan sobre el centro Integral, Medicina Integrativa y Escuela de Salud, en su treinta y tres aniversario:

Cristina Domingo, médica y acupuntora, y en el centro Integral desde 1993, destaca tres aspectos: 1) las acogedoras instalaciones (madera, luz, comodidad) 2) la práctica de la ecosalud de forma muy guiada y personalizada 3) la apertura de nuevos enfoques clínicos y posibilidades terapéuticas (como el abordaje del bloqueo craneomandibular o la promoción del embarazo natural a través de la estimulación energética).

Rosalina Sicart, psicoanalista (y también en el centro desde 1993), remarca por su parte la vertiente educativa de la salud y la posibilidad de atender de forma integral a las personas gracias a un entorno multidisciplinar.

Josep Maria Charles Vallcanera, fisioterapeuta, acupuntor y especialista en disfunciones del cráneo y la mandíbula (parte del equipo desde 2011), valora la divulgación en salud que realiza Integral en bibliotecas y a través de publicaciones, así como el enfoque holístico que se aplica: el foco en la persona y no en la enfermedad.

Cristina López de San Román, que es fisioterapeuta y acupuntora y una de las últimas incorporaciones, señala el compromiso de los profesionales del centro por una formación continua (para ampliar conocimientos y posibilidades terapéuticas) y su aspiración por mejorar en el ámbito laboral y personal. Dice, Cristina: “en el diccionario, uno de los significados de integral es que comprende todos los aspectos o todas las partes necesarias para estar completo. En Integral trabajamos para eso. Para que las personas estén más sanas y más completas”.

 

Reunión equipo integral

 

Psicólogos para todos

¿De dónde proviene mi trastorno psicológico? ¿Está vinculado a la vida cotidiana? ¿Es un trastorno leve? ¿Es grave? Para responder a estas preguntas el centro Integral ha creado Psicología de Cabecera, un espacio gratuito de orientación psicoemocional donde las personas pueden ver la naturaleza de su desajuste emocional y conocer qué maneras existen de tratarlo.

Abierto para nuevos pacientes y para los que ya se visitan por una dolencia física, la finalidad del servicio es evitar la falta de detección de estos trastornos y sus posibles consecuencias: “Impedimos la cronificación del malestar y contribuimos a que muchas situaciones se recuperen fácilmente, al ser tratadas desde un principio”, explica Alba Domingo, psicóloga sistémica impulsora de Psicología de Cabecera.

 

M Dolors Pallarès psicología

“Actualmente, si una persona quiere consultar a un psicólogo de forma gratuita en el Servicio Público de Salud debe acudir primero al médico de cabecera, después al psiquiatra y, finalmente, después de listas de espera de cuatro meses, acceder a un máximo de cinco visitas anuales. Sólo llegan a la consulta del psicólogo clínico aquellas personas con trastornos psicológicos, quedando sin atención los malestares más leves de la vida cotidiana que, por esta razón, pueden cristalizar en trastornos más importantes”, dice Domingo.

En este caso, se ofrece un espacio gratuito de 30 minutos de duración donde se asesora sobre los orígenes del malestar emocional, psicológico, relacional y existencial que experimenta la persona, y se proporciona información sobre las técnicas y tratamientos psicoterapéuticos indicados para gestionarlo y resolverlo.

En dos meses el servicio de Psicología de Cabecera ha realizado trece visitas. La maternidad, la relación de pareja, las relaciones familiares, la sexualidad, el duelo o la crianza han sido los motivos asociados a la vida cotidiana; la ansiedad, la depresión y la enuresis, en el caso de los trastornos psicológicos leves; y como trastornos graves, los traumas de desarrollo o el consumo de tóxicos.

“La inclusión del bienestar psicológico y existencial como parte de un sistema de salud integral es uno de los pilares del centro. Históricamente ha sido referente y pionero en tratar de forma integral el malestar expresado físicamente”, dice Domingo.

Revista Integral, centro Integral

En 1978, cuando la democracia se empezaba a estrenar, seis médicos y un editor publicaban el primer número de la revista Integral (entre ellos Jaume Rosselló, su actual director). Cinco años más tarde, la cooperativa constituida inauguraba una tienda Integral de productos ecológicos y en 1985 abría el centro de medicina integrativa.

 

Tres consejos para una salud de hierro

¿Qué debemos hacer para no caer en la enfermedad?

PEDRO RÓDENAS  – socio fundador y médico naturista. Tener más conciencia de que la salud y la enfermedad es la consecuencia de nuestra forma de vivir (qué comemos, qué respiramos, cómo nos relacionamos, qué tolerancia o sentido del humor tenemos…). Nuestra salud depende preferentemente de lo que hacemos y eso nos da un poder: el de modificar y mejorar nuestras vidas.

ROSA CHACÓNsocia, maestra y mediadora. Fomentar la escucha a nosotros mismos y al otro. Tener la capacidad de percibirnos y de percibir el entorno.

ÁUREA GÓMEZsocia del centro y terapeuta manual. Mirar hacia adentro y observar nuestros pensamientos negativos y hacer un cambio en esta línea. Desarrollar nuestra capacidad de perdón y de respeto hacia uno mismo.

“No hay ningún consejo relacionado con el físico”, decimos desde la revista Integral en la entrevista. Y Ródenas contesta:

“Es que la persona no es el cuerpo. La persona solo se expresa a través del cuerpo”.

consultas medicina naturista

 

TEXTOS DE ANA CLAUDIA RODRÍGUEZ, Revista Integral nº 465.