AUGMENTAR LAS DEFENSAS

Este pasado verano tuve una sepsis debido a una pielonefritis mal diagnosticada y sin tratar. Pasé  una semana hospitalizado y dos meses de baja. Después de este tiempo sigo físicamente cansado y con las defensas bajas. Soy una persona joven de 40 años. ¿Algún tratamiento natural que puede ayudar a recuperarme?

 

                                                                                                              Miguel

 

Una sepsis, como infección general del organismo que es, deja el sistema inmunitario en un estado de gran agotamiento. Para recuperar el capital energético anterior a la infección es fundamental seguir una dieta reconstituyente y un descanso nocturno reparador.

Aparte de nutrientes plásticos y energéticos como las proteínas, los hidratos de carbono completos y las grasas no saturadas, hemos de consumir enzimas, vitaminas, minerales y oligoelementos, imprescindibles para favorecer todas las reacciones, tanto de construcción como de eliminación, de nuestro organismo.

Tan importante es reparar como eliminar los restos tóxicos de la infección y su tratamiento farmacológico. Por lo tanto, necesitamos una dieta que además de nutrirnos facilite la función de desintoxicación. Hablamos de una dieta mediterránea, preferiblemente vegetariana, en que haya un aporte importante, al menos la mitad, de alimentos crudos como ensaladas y frutas (también en zumos), ya que los vegetales crudos son donde se almacena de forma directa la energía solar, sobretodo en sus pigmentos (donde hay color hay sol), y que es la que trasmite el mensaje de orden a nuestros mecanismos de homeostasis o autorregulación.

En este periodo de recuperación, deberíamos evitar los hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol, el café o cualquier otro estimulante que obligue al cuerpo a consumir su energía de reserva (no aportan energía, sino que liberan la que tenemos almacenada), además de sobrecargar los órganos, especialmente hígado y riñón, que intentan liberar al cuerpo de las sustancias tóxicas que genera y recibe.

Por supuesto que existen multitud de suplementos nutritivos, no estimulantes, que sí dan energía, presentados en forma de productos dietéticos, pero personalmente me inclino por los suplementos-alimentos (con sus nutrientes completos y en armónica sinergia) como la jalea real o el polen, la levadura de cerveza o el germen de trigo, tomados diaria y regularmente.

Temporalmente se pueden utilizar preparados fitoterapéuticos de echinácea, uña de gato, cúrcuma…

Pero lo básico y más importante es mantener una buena nutrición, el descanso suficiente, practicar alguna actividad física regular y acabar siempre la ducha o el baño con agua fría final. Media hora de sol diaria, sin protector, por la mañana o la tarde, es una inyección de energía vehiculizada por la vitamina D, que animará tu recuperación.

 

 Pedro Ródenas ,Médico Naturista.