ARTROSIS CERVICAL

Después de una caída me descubrieron que tengo artrosis en tres vértebras cervicales. ¿Qué se puede hacer para mejorar?¿Y para que no llegue a molestar demasiado?.

¿Qué cuidados hay que tener con una fractura de sacro?.

 Carme G. (Ourense)

 

La artrosis es una patología crónica de las articulaciones de origen degenerativo (desgaste del cartílago y debilidad de tendones y músculos de las articulaciones) y no inflamatorio, a diferencia de la artritis que es un proceso inflamatorio. La artrosis cervical puede dar molestias, no sólo en la zona del cuello, sino también en el brazo, y provocar cefaleas o vértigos, por pinzamientos de raíces nerviosas o compresión de arterias.

Lo primero que hay que evitar es el sobrepeso importante o la obesidad, ya que esto significa una sobrecarga excesiva para la columna. Hay que seguir una dieta pobre en proteína animal y rica en frutas, verduras, cereales, frutos secos, y algas ricas en minerales como el magnesio que relaja la musculatura contraída y el azufre, necesario para formar el colágeno, proteína constituyente de huesos y cartílagos. Las curas depurativas van muy bien, así como las monodietas, aunque sean de un día, de fresas o uva.

Actualmente se comercializan preparados o suplementos dietéticos con sulfato de glucosamina (útil para formar colágeno), o con polvo de cola de caballo o polvo de exudado de bambú tabashir, ricos en sílice orgánico que nutre el hueso y conserva la elasticidad de tendones. Muchos de estos preparados van unidos a plantas relajantes musculares como la amapola de California y el espino blanco, y plantas anitinflamatorias como el harpagofito, la ulmaria o el sauce.

La aplicación local de calor (fomentos), o los baños calientes, pueden aliviar el dolor cuando este existe. Como prevención es ideal el masaje cervical y el contacto con el sol, por la mañana y al atardecer.

También es indispensable una buena higiene postural, revisando con un experto (especialista en RPG, por ejemplo) los hábitos posturales, evitando entre ellos calzados con tacones muy altos, pasar muchas horas delante del ordenador o cargar bultos muy pesados.

En una fractura de sacro, una vez reducida, lo ideal es el reposo y la sujeción de la zona con un vendaje o faja alrededor de la pelvis. Si hay dolor, el calor local y la toma de plantas antiinflamatorias, como acabamos de mencionar, pueden ser de gran ayuda.

 

Pedro Ródenas ,Médico naturista.